top of page

Fusión Bellydance – Un abordaje Transnacional

Por Laura Phoenix

Inspirado en la carta abierta de Donna Mejía

Trans = por encima y más allá + nacional = frontera de un estado-nación


Quizás nuestra historia de colonización y grito de libertad reside en lo más lejano de nuestra memoria.


Tal vez ignoramos lo que significa ser parte de algo más que una comunidad cambiante. Somos el resultado de luchas de otros, somos memoria ancestral mezclada con nuevas tendencias que pretenden ocultar el horror y las atrocidades por las que muchas colectividades atravesaron para darnos un poco de lo que somos y tenemos ahora.

Ser parte de una “Tribu” es compartir una historia que pasó de sangre en sangre, por el cordón umbilical, por la palabra del abuelo, por el ADN de un grupo que compartía un idioma, prácticas culturales, experiencias, historias, comida, vestimenta y valores comunes.

Esas mismas tribus han tenido que sufrir el racismo, genocidios, privación de los derechos políticos y violaciones de todo tipo.

Muchos de ellos ahora solo habitan en los libros de historia o en la memoria de sus últimos pobladores que en muchos casos fueron sacados de sus tierras en contra de su voluntad.

¿Entonces por qué llamarle "Tribal" Fusión?

Dona Mejía propone reemplazar el término “Tribal” por “Transnacional” el cual fue adoptado por maestras pioneras del estilo, dando paso a otras escuelas y formatos de Danza del Vientre que desde 2011 fueron poco a poco abandonando el uso de la palabra “tribal” haciendo una reflexión profunda sobre el significado del uso de este vocablo.


Muchas bailarinas apoyaron esta moción mientras que otras simplemente abandonaron el oficio al sentirse “huérfanas” quizás sin haber reflexionado que la danza va más allá de una vestimenta o un vocabulario deconstruido.

La Fusión Bellydance en un estilo que ha evolucionado a pasos agigantados porque tuvimos la fortuna de vivirlo en una época en que todo está conectado a través de la red.

Pero ¿Podemos llamarle tribal a un grupo de personas que lo único que comparten es un vocabulario danzado?

Sin importar cuánto le haya costado a cada bailarín o bailarina su proceso, esta danza se ha involucrado con eventos lucrativos de fines de semana donde se recibe una formación pagada o la participación en una gala, en el cual muchas veces no se logra trascender la experiencia temporal compartida y que en algunos casos termina en el abandono de la identidad o en rivalidades y competencias deshonestas; entonces la pregunta es ¿Qué hace que muchos bailarines se hayan adherido a un término y se nieguen simplemente a dejar de usarlo?

Creo en este punto, la respuesta dependerá de cada lector.

Algunos bailarines decidieron dar diferentes nombres a sus productos artísticos y sus formatos, otros adoptaron el término “fusión bellydance” para honrar la memoria de nuestros ancestros, proponiendo nuevas formas de movimiento y avanzando hacia un nuevo horizonte que propone la evolución de la Danza del Vientre.