La respiración de una piedra. Somática en acciones cotidianas.

Actualizado: jun 29

¡Hola!


Agradezco su presencia en el taller.


El material propuesto para este encuentro surgió de escoger algunas de las vivencias, de los últimos años, inmerso en el empeño de activar y potenciar herramientas para desenvolverme de manera tranquila en la vida cotidiana.


El detonador en aquel momento fue darme cuenta de la agitación constante de la mente, el primer paso fue buscar cómo “acallarla”. Perseguir esta idea es un reto, tanto como mantener un dibujo en la arena de una playa. El mar nunca cesará su movimiento, por lo menos no durante el tiempo de mi existencia.


Mediante diversas prácticas enfocadas en la atención hacia la respiración he establecido un ritmo menos intenso, he logrado experimentar instantes -que no por cortos son menos valiosos- en donde la existencia la percibo liviana, no porque deje de ser compleja sino porque mi disponibilidad es apertura, es escucha y me permite identificar la situación tal como es y desde este lugar observar, reconocer y accionar aquello que es adecuado para resolver (soltar) y continuar.


Cuando con atención y respeto reconozco la compleja, y a la vez sencilla naturaleza que soy, se potencia una profunda conexión con el entorno. Una vez adentro, puedo encontrar el ritmo para mantener mi dibujo sobre la arena, por lo menos hasta cuando ya no sea necesario y entonces lo suelte para que sea playa, arena y mar.


@rafael.duarte.uriza




Taller: La respiración de una piedra. Somática en acciones cotidianas.


La presencia, entendida como la posibilidad de desarrollar atención plena y abierta, es la plataforma desde donde propiciamos múltiples maneras de percibir y habitar el cuerpo.


La capacidad de concentración permite comprender cómo lo que sucede dentro de nuestro cuerpo se manifiesta en todo lo demás, y la constancia nos demuestra que la regeneración propia es también la regeneración del entorno.


La respiración es la esencia de la vida, devela nuestro estar en el mundo. El primer paso para percibir el cuerpo es llevar la atención a la respiración, desde esta conciencia cada acción es una posibilidad para comprender lo que significa estar presente.


A través de la relación entre la respiración y la postura corporal, la alimentación, la información buscada, es posible esbozar y reconocer la influencia y el impacto de los estímulos recibidos, específicamente sobre nuestras sensaciones y comportamientos.


En este taller virtual experimentáremos tres maneras de activar la presencia desde la relación entre la respiración y: a) práctica de meditación en quietud, b) práctica de meditación en movimiento c) práctica de meditación en una actividad cotidiana.